“La vida es maravillosa si no se le tiene miedo”.

Chaplin acuñó esta frase que se ha convertido en una lección existencial. A esta filosofía se han agarrado a lo largo de la historia mujeres que marcaron el camino cuando todo estaba en contra. Féminas que  siguieron sus instintos pese a los convencionalismos, convirtiéndose en ejemplo eterno para el género. En definitiva, mujeres con raza que hoy vestirían joyas con actitud. Maravillas como las que elabora Anillarte, a su vez, inspiradas en estas rebeldes con personalidad arrebatadora:


juana de arco

Juana de Arco

Esta guerrera militar representa la heroicidad y la capacidad de superación. Sus heridas no fueron impedimento para triunfar en la Guerra de los Cien Años. El corte de pelo bob, popular entre las actrices de cine mudo, recuerda a esta mujer valiente cuyo espíritu rezuma en la cota de malla medieval, homenajeada en las prendas Anillarte.

cleopatra

Cleopatra

El poder de la seducción va unido a la reina más joven de Egipto. El atractivo de esta musa cautivó a los mismísimos Julio César y Marco Antonio. Su influencia ha sido tal que hoy todos conocemos el corte de pelo que lleva su nombre. También  la forma en la que se deben maquillar los ojos para lograr la mirada Cleopatra.

greta garbo

Greta Garbo

Conocida como La Divina, este icono del cine feminizó la vestimenta masculina. Hoy, gracias a esta ejecución, consideramos sensuales las corbatas, pajaritas y tirantes, pensados inicialmente para ellos. La misteriosa actriz puso de moda los turbantes y los casquetes, cuya versión modernizada la hallaríamos en los cascos de escamas que se incluyen en el catálogo Anillarte.

matahari

Mata Hari

“Mis danzas son pura espiritualidad”, declaraba la espía más famosa de la historia. Sus contoneos y sus rasgos exóticos provocaban un sinfín de suspiros a su paso. Su original vestimenta podría considerarse el germen de lo que hoy conocemos como estilo bondage.

Maud Stevens

La primera tatuadora de la historia imprimió sus dibujos en su piel, convirtiendo su trabajo en auténtico arte en el siglo XIX. Su arranque e iniciativa no sólo sirvió de ejemplo a su hija, sino al resto de mujeres imaginativas del mundo que optan por el trabajo artesanal.