Nuestra vestimenta habla por nosotros. La selección de los colores, el gusto por los detalles, la elección de los materiales… Crear un look apropiado es un arte, también en época navideña, una ocasión ideal para mostrar nuestra personalidad a través del atuendo. A continuación, resaltamos cuatro potentes tendencias para que elabores tu vestuario con el que brillarás en estas fiestas. 

Negro 

Clásico, elegante y tradicional, el negro siempre está al alza. Su neutralidad da alas a prendas hipnóticas como las hombreras artesanales con escamas de todos los colores, cinturones que imitan la cota de malla medieval, seductores brazaletes que acaparan las miradas, hechiceros tocados y diademas adornadas con bolas de cristal checo entrelazado… Vístete de negro y concede protagonismo a estas joyas que engalanan el cuerpo y consiguen looks originales y únicos.

Dorado

Seductor, atrayente, irresistible, tentador, sugestivo… Su resplandor no tiene límites. La fiebre del oro irrumpe en la moda combinado con colores neutros, para que destaque aún con más fuerza su esplendor. Triunfarás con gargantillas de escamas doradas, áureos tops de picos o radiantes pendientes de rombos.

Rojo

El color por antonomasia de las navidades nunca pasa de moda. Rebelde y pasional, casa a la perfección con atuendos audaces y enérgicos. Opta por un top de cuello halter de arandelas de este tono y una falda larga de ese pigmento y serás el alma de la fiesta. Otra elección perfecta consiste en aplicar esta gama a todos tus complementos (collar, pulsera, pendientes y bolso).

Metalizado

Su fusión da lugar a prendas aliadas con personas activas, decididas, emprendedoras y vigorosas. Un arnés se antoja una alternativa ideal para impregnar de magia tu vestimenta navideña, al igual que las corbatas, tirantes o pajaritas fabricadas con estos elementos, que, unidos al neopreno, como propone Anillarte, te harán deslumbrar en ocasiones especiales.